miércoles, 23 de diciembre de 2015

Andreas Ihle se retira de la élite del piragüismo

El alemán Andreas Ihle, campeón olímpico y mundial de 1.000 metros en K2, anunció este mes la retirada definitiva de la alta competición. El que formase una de las mejores parejas de la última década junto a Martin Hollstein deja la élite a la edad de 36 años.

Ilhe (derecha), levanta el brazo al ganar el oro en Pekín 2008

Tras dos años sin poder clasificarse dentro del equipo olímpico para disputar los mundiales de pista, debido básicamente a una hernia discal que le sobrevino en 2013. En 2014, una vez recuperado, le dio una oportunidad al maratón, donde disputó el europeo de Piestany y el mundial de Oklahoma. Sin embargo, los resultados no estuvieron a la altura de su nombre y, finalmente, una lesión de pectoral le ha hecho pasar prácticamente la temporada 2015 en blanco a nivel internacional.

Llegados a este punto, declaró que le hubiese gustado llegar a Rio, pero la nueva generación...
viene muy fuerte y con ganas de éxito, por lo que él cree que ya no tiene la fuerza suficiente para medirse con nuevos valores de la categoría de Gross, Rendschmidt y tantos otros.

En su palmarés, quedan las tres medallas olímpicas conseguidas: una plata en Atenas 2004 marcando el K4 1.000, el oro del K2 1.000 conseguido con Martin Hollstein en Pekín 2008 y el bronce que consiguió la misma pareja en Londres también en el kilómetro. Además, dos oros, tres platas y un bronce mundiales y otros dos oros, cuatro platas y un bronce europeos adornan sus vitrinas, todo ello en embarcaciones de equipo.

Ahora, haciendo repaso a su carrera, dice tener más tristeza que alegría. Han sido 25 años de esfuerzos y de mucho sacrificio, pero admite que "echando la vista atrás, veo con orgullo que he conseguido todo lo que realmente en mi deporte se puede conseguir". 

Como anécdota, cuenta lo que en su momento fue un trance duro camino de las olimpiadas de Pekín. Tras haber estado años de marca del exitoso K4 alemán (plata en Atenas), pasó al K2, con el que siguió cosechando medallas. Pero en el K2 también marcaba y tuvo como compañeros a Marco Herszel y más tarde a Rupert Wagner, con el que iba a formar la pareja olímpica en Pekín. Sin embargo, seis semanas antes de la cita Wagner enfermó y quedó descartado para el equipo. Ihle se juntó al jovencísimo por aquel entonces Martin Hollstein, pero tuvieron que ir a un nuevo selectivo para reclamar la plaza. Inicialmente Ihle seguía siendo el marca, pero alguien les dijo de repente si no irían mejor al revés. "A mí no me gustó nada la idea y me resistí, pero finalmente accedí a probar... Y encajábamos a la perfección. Un mes más tarde llegó el oro olímpico", recuerda con una sonrisa. Cuatro años, ya campeones mundiales y europeos, el éxito se refrendó con una nueva medalla olímpica, esta vez el bronce en Londres 2012.

Hollstein e Ihle pasan en primer lugar la meta del K2 1.000 en Pekín 2008 y se proclaman campeones olímpicos

"Mi ilusión era llegar a Rio 2016. Cinco olimpiadas, una por cada anillo, era un sueño para mí". Pero las lesiones le han llevado a optar por una retirada a tiempo. Ahora comienza una nueva carrera, la personal. Con el título de Graduado Social, duda ahora entre intentar seguir ligado al deporte de alguna manera o emprender un nuevo rumbo alejado de las pistas. El piragüista, nacido en la antigua RDA, admite que "antes, en el antiguo régimen, no habría tenido problema en seguir ligado al deporte por méritos, era una especie de jerarquía militar, pero hoy en día no funciona así". Con su licencia de entrenador B, duda si buscarse un trabajo como entrenador lejos de su residencia en Magdeburgo o buscar algo fuera del deporte. "Es difícil, ahora nadie te contrata para desarrollar tu trabajo en una oficina sólo por haber sido campeón olímpico, menos aún en un deporte minoritario como es el piragüismo. Aún así, no me veo todavía sentado en una oficina el día entero. Sigo necesitando el aire libre y la actividad física". De momento, mientras su futuro se despereza de todos los recuerdos de una vida dedicada al deporte, vive con su novia en la granja de ella y trabajan codo con codo en llevarla adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar